Tócame la pamela...


Mientras unos sufren descalabros en las urnas y otros suspiran por el día a día, sin saber que comerán mañana. Otros y otras pasean su descaro en bodorrios y ágapes. Mientras unas muestran sus miserias en las páginas del colorín o en los contenedores de la coña entreperniera, otras y otros, incluidos la gente menuda; las pasa canutas. Mientras unos discuten la forma del Monstruoadministrador, que no impedirá la debacle general, sea cual sea su careto, otros nos miramos con incredulidad, al ver la paciencia y la cobardía de la que estamos revestidos. Mientras el jolgorio mal disimulado, campa por los partidillos y partidotes, con resultados afines a sus querencias, los demás se dedican a lamerse las heridas sin tomar en consideración, las faltas o carencias de las que adolecen. Mientras las agencias de la cosa monetarista, se dedican a mostrar nuestros trapos sucios, y los amos de Europa nos aprietan las tuercas en un tornillo sin fin, los políticos de todas las administraciones; generales, autonómicas, munícipes, etc. etc. etc. se muestran duchos en el arrojo de puyas, insultos, tus más que yos... con una prestancia digna de patio de colegio marginal. Mientras el sufrido ciudadano, intenta mostrar su hartazgo, protestando de la única manera restante; saliendo a la calle a gritar su sufrimiento, las más altas instancias del país, les premian con leña para todo el otoño. Mientras; a los españolitos solo nos resta decir alto y claro; Tócame la pamela...