Pues a lo mejor...

Qué nuestro ínclito y espabilado ministro de la cosa de la porra y tentetieso, el señor Jorge Fernández Díaz, se le ocurre proponer la prohibición de la grabación y difusión por Internet de las actuaciones por muy ("magníficas" o "perfectas")que puedan ser...tiene revuelto al patio. Profesionales de la noticia, jueces, protestones y demás ralea, creen que con la posible y casi segura puesta en marcha de la referida medida,se está pasando un par de pueblos. No solo él, sino todo el gobierno que respalde semejante restricción del derecho al conocimiento de las actuaciones de los cuerpos y fuerzas de la seguridad del estado, con que tanto se pavonean nuestros gobernantes. Independientemente del abuso de la fuerza, tan frecuente ante la ciudadanía, no ya para impedir vandalismos, sino para mantener al personal arrebañado y controlado. Impedir bajo amenazas, la difusión de imágenes molestas o comprometedoras, no deja de tener algo de infantil en una sociedad intercomunicada como es la actual. ¿Quien puede impedir la grabación y el envío de cualquier vídeo para el cuelgue en Internet, desde el extranjero? ¿Propondrá nuestro "ministro" la persecución por la Interpol de los infractores? ¿Se revisaran los correos para impedir semejante posibilidad? Bueno , bueno, bueno... Mandan huevos y en este caso no "Trillosos"... A sí que chicos... buena cámara, buen zoom, buen correo, buen y fiable contacto en el "exterior" y mandar la cosecha de varapalos. Ya veremos después, qué nueva formula se les ocurre a nuestros "pastores"...