Mangoneo Balear

Una de las veintitantas partes de que se compone el llamado caso Palma Arena y que señala al Sr. Matas ex presidente de la comunidad Balear, como imputado en uno de los múltiples casos de mangoneo y metemano de esta nuestra querida España, tiene por fin sentencia, más de seis años de reclusión y otras bagatelas de menor cuantía. El caso empieza bien y señala buenas maneras para el resto de los imputados en uno de los más mediáticos casos de corrupción, por causa de los personajes, casa real incluida, bueno uno de sus miembros, véase como se vea y diga. Queda por verse en que queda este asunto conforme avancen los procedimientos y las investigaciones, refiriéndome claro está, al señor Urdangarin y señora, amén de lo que resta por saber, del latrocinio del pepero Matas y sus aláteres.
El mangoneo, en estas latitudes, es de buena distancia un ejemplo para propios y extraños. El desparpajo con que se mueven los trepas, en la administración balear, produce un rubor bermellón en el pobre habitante de estas islas, por poco sentido de la vergüenza que se posea. Cuando un sufrido administrado, se despista o se ve incapaz de hacer frente a sus “obligaciones” para con la/s Administraciones, puede esperar que le caiga todo el peso de la maquinaria de la ley, con lo que ya puede empezar a temblar. Un chorizo de baja estofa, trincado con un robo de menor cuantía, pueden caerle (agravantes y abogados de oficio incluidos) años de truyo. ¿Cuántos de los “mangantes” de peso cumplirán condenas ejemplarizantes, capaces de frenar esa maldita plaga de ladrones?
Un repaso de la historia de la mal llamada “democracia” española, nos puede ilustrar de forma fehaciente del rebaño de lobos, zorros, rapaces y demás fauna depredadora.
¡Animo, queda mucho por ver y saber...!