Impresentables


El nuevo obispo de Córdoba reclama que no se preste atención "a quienes sacan los trapos sucios de la Iglesia"
Carga contra el aborto y la muerte digna mientras pide silencio frente a la pederastia de la Iglesia
Ante unos 40 obispos que acudieron a la ceremonia y tres fieles procedentes de distintos lugares de España, el nuevo Obispo de Córdoba ha dejado claro el sesgo que piensa imprimir a su mandato. Su discurso se ha convertido en un alegato contra el aborto y el derecho a una muerte digna. Sin embargo, a la hora de abordar los graves problemas que acucian a la iglesia por escándalos sexuales y pederastia ha recomendado a los asistentes que no presten atención "a quienes sacan los trapos sucios de la Iglesia".
Demetrio Fernández González, nuevo obispo de Córdoba, ha aprovechado su toma de posesión para lanzar un fuerte alegato contra el aborto y la eutanasia. Al mismo tiempo el Obispo retó a que se tome postura en temas fundamentales para la iglesia tales como el matrimonio y la vida humana, bien en el embarazo, bien en los enfermos terminales y en aspectos de la educación.Rouco presente
Cree el obispo de Córdoba que no se puede estar en silencio en numerosos temas que afectan a la iglesia. Lo contrario sería ceder al relativismo que nos envuelve"y anteel presidente de la Conferencia Episcopal, cardenal Rouco Varela, pidió que no presten atención "a quienes sacan a relucir los trapos sucios de la Iglesia para atacarla".
Mezquita y el culto musulmán
Sobre la utilización conjunta de la Mezquita por parte de cristianos y musulmanes, fue muy contundente: "No es posible" porque "no contribuiría a la pacífica convivencia de unos y de otros".
El Papa, "consternado", reprochaba ayer a sus obispos “la inadecuada respuesta” ante la pedofilia
La prensa alemana revela nuevos datos sobre la complicidad de Benedicto XVI en un caso de pederastia
C.G.
Benedicto XVI está dando muestras de una hipocresía escandalosa ante los múltiples casos de pederastia protagonizados por sacerdotes católicos, y sacados a la luz pública en los últimos tiempos. Ayer, el Papa anunciaba en el Vaticano que hará una inspección a algunas diócesis y seminarios de Irlanda y reprochaba a los obispos la "inadecuada respuesta" ofrecida a las víctimas, motivada, decía, por la preocupación por evitar el escándalo. Sin embargo, en su país natal están siendo un escándalo las noticias aparecidas en los medios de comunicación de ese país sobre el ocultamiento de actos de pederastia cometidos por el sacerdote Peter Hullermann, silenciados por el propio Joseph Ratzinger, cuando era obispo en Múnich, en 1980.
El Papa silenció un caso de pederastia cuando era obispo de Múnich
El semanario Der Spiegel publicó ayer nuevos datos sobre el sacerdote pedófilo Peter Hullermann, que fue ocultado en Baviera, cuando el ahora Papa Benedicto XVI era obispo en Múnich. Según esa publicación, Ratzinger era "más consciente de lo que se ha contado hasta ahora" de los abusos cometidos por el pederasta.
La carta
En una carta enviada entonces desde Essen se informaba a la diócesis de Múnich, al frente de la cual estaba Ratzinger, de los abusos que Hullermann había cometido.
La alerta de un psiquiatra
Por otra parte, en la publicación Tagesspiegel, el psiquiatra Werner Huth, quien asistió al pederasta Hullermann entre 1980 y 1992, confirma que alertó de que este hombre "no debía volver a trabajar con niños". Según su descripción, el sacerdote era un pedófilo y además "no manifestaba intención de cambiar". La Iglesia católica, sin embargo, no escuchó sus consejos.
Lo trasladó a Baviera
Joseph Ratzinger, durante su etapa como obispo en Múnich era también responsable de asignar las misiones y ordenar los traslados de los curas. No sólo ocultó "conscientemente" al pederasta, sino que aprobó el traslado de Hullermann a Baviera.
"Verguenza" por la "inadecuada respuesta"
El Papa censuró duramente, ayer, desde el Vaticano la "inadecuada respuesta" ofrecida a las víctimas por parte de los obispos, motivada, según dijo, por la preocupación de evitar el escándalo. En su condena, expresaba "vergüenza y remordimiento" por lo ocurrido, se declaraba "profundamente consternado" por el sufrimiento al que se han visto sometidos "jóvenes indefensos", y criticaba con dureza a los curas y religiosos culpables de los abusos por haber "traicionado la confianza de los jóvenes y de sus familias”. ¿Hasta qué punto podemos creer en sus palabras, sabiendo lo que ahora sabemos acerca de su silencio sobre Hullermann?
http://www.elplural.com/

Comentario


El pederasta Maciel sobornó a altos cargos de la curia para que no investigasen las denuncias de abusos

El fundador de los Legionarios de Cristo silenció al Vaticano a golpe de talonario
Los escándalos por abusos sexuales y pederastia que tantos quebraderos de cabeza están dando en los últimos meses a la Iglesia católica no son nuevos y vienen de muy atrás. Uno de los casos sobre el que más se ha escrito es el del mexicano Marcial Maciel, fundador de la rama católica ultraconservadora de los Legionarios de Cristo, que abusó al menos de una veintena de seminaristas entre los años 40 y 60, tuvo varios hijos, de los que también abusaba y contó con el silencio y la protección del Vaticano. Especialmente lo cuidó el anterior Pontífice, Juan Pablo II, que se erigió en su benefactor e incluso lo visitó en México en varias ocasiones. Ahora, el prestigioso periódico católico estadounidense National Catholic Reporter (NCR), apunta a que Maciel compró el silencio y la complicidad de las altas esferas vaticanas a golpe de talonario.
Noticias relacionadasLos Legionarios de Cristo reconocen los abusos sexuales de Maciel, su fundador “Ana Botella debería pedir perdón por avalar a la secta del monstruo Marcial Maciel” Los Legionarios de Cristo dicen que les piden 26 millones de dólares para no airear los abusos... Dos presuntos hijos del fundador de los Legionarios de Cristo denuncian que abusó de ellos... Los Legionarios de Cristo piden perdón por los "actos inmorales" de su fundador El fundador de Legionarios de Cristo pudo haber tenido seis hijos Responsables de la Legión de Cristo en España ampararon los abusos sexuales de Marcial Maciel El Papa investigará a los Legionarios de Cristo Según recoge el diario El Mundo, el prestigioso semanario católico estadounidense National Catholic Reporter (NCR) ha sacado a la luz nuevos escándalos relacionados con Marcial Maciel, el sacerdote fundador de los Legionarios de Cristo, fallecido en 2008, que fue apartado de la Iglesia al final de su vida después de que se hicieran públicos los numerosos casos de abusos sexuales que protagonizó desde antes incluso de ser ordenado sacerdote.

Cardenales sobornados
Aunque las sospechas y los rumores sobre estos escándalos sexuales corrían de boca en boca desde hacía años, Roma nunca inició investigaciones contra él y, según el reportaje de NCR, este silencio no era precisamente gratis. Según el reportaje, Maciel se habría ganado el favor y el silencio de las altas esferas de la curia previo pago de favores. Y cita en concreto a tres importantes cardenales: Angelo Sodano, secretario de Estado del Vaticano entre 1990 y 2006 (es el cargo más importante en este mini-estado, después del Papa); Stanislaw Dziwisz, secretario personal de Juan Pablo II, y el español Eduardo Martínez Somalo, camarlengo del Papa entre 1988 y 2007 y prefecto de la Congregación par los Institutos de Vida Consagrada entre 1994 y 2004.

Seis años de silencio
Los autores del reportaje, los periodistas especializados en el tema Jason Berry y Gerald Rener, recuerdan que en 1998 varios ex legionarios de Cristo dieron las primeras voces de alarma, pero no fue hasta 2004 cuando el Vaticano ordenó una investigación contra Maciel. Durante esos seis años, el sacerdote mexicano se centro en lograr el silencio de las altas esferas a cualquier precio.

Presiones a Ratzinger
Así, los Legionarios habrían pagado varios multitudinarios banquetes al cardenal Sodano para celebrar primero su nombramiento como cardenal y después su ascenso a secretario de Estado vaticano. A cambio, el prelado “presionó a Ratzinger [entonces precepto de la Congregación para la Doctrina de la Fe] para que no procesara a Maciel”. A Dziwisz los legionarios le hicieron llegar cuantiosas sumas de dinero a través de su cargo, ya que era el encargado de decidir quién podía asistir a las misas privadas oficiadas por el Papa. Según el reportaje, una familia mexicana dio 50.000 euros al prelado por tener este privilegio.

Un sobre de dinero como bienvenida
Somalo, por su parte, tenía un cargo clave para Maciel, ya que en 1994 fue designado para supervisar a los sacerdotes. Un clérigo confesó que Maciel lo envió a visitarlo cuando fue elegido para el cargo: su misión era entregarle un sobre lleno de dinero. Cuando, cuatro años después, varios ex legionarios acudieron a él para hacer públicas las primeras denuncias contra Maciel, el cardenal español prestó un férreo apoyo al líder de la agrupación ultracatólica y se negó a abrir una investigación canónica.

Ratzinger archivó las investigaciones
El propio Ratzinger, antes de ser Papa y como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, dio largas a los denunciantes que atacaban a Maciel. Según el semanario alemán Stern, el actual Papa decidió archivar un proceso abierto contra el sacerdote por el acoso a los jóvenes seminaristas, pese a las “graves acusaciones” que le estaban llegando. El diario afirma a su favor que declinó coger el dinero que le tendía Maciel, aunque sí paralizó las investigaciones en su contra. No lo tenía fácil, en cualquier caso, ya que Juan Pablo II lo había apadrinado y protegido durante su papado. Lejos de condenar la actitud de Maciel,y a pesar de los crecientes rumores sobre los abusos, Juan Pablo II lo visitó tres veces en México y, en 2004, lo recibió en el Vaticano con todo tipo de honores.

Investigación a sus 86 años
No fue hasta diciembre de ese año cuando el Vaticano, desbordado por las acusaciones, se vio obligado a abrir una investigación contra él. Finalmente Benedicto XVI le prohibió en 2006 oficiar misas y le ordeno que se retirase a “una vida de oración y penitencia” por los desmanes cometidos. Maciel tenía entonces 86 años. ELPLURAL.COM